Noticias

Una mirada serena, realista y esperanzada al Río Ebro

Ante la alarma social despertada por la mayor presencia de macrófitos sumergidos (“algas”) en el tramo urbano del Ebro a lo largo del estiaje de este año, queremos hacer pública una percepción  más alentadora de la evolución reciente y de la situación actual del Río Ebro.

En piragua frente al Puente de Piedra y el Pilar
El Ebro, un río disfrutable en Zaragoza.

Nuestra diferente percepción se basa en nuestros conocimientos técnicos (ebroNAUTAS es una empresa spin off de la Universidad de Zaragoza fundada por hidrogeólogos con publicaciones internacionales específicamente dedicadas al estudio de los nutrientes en el Ebro), pero también y sobre todo en nuestra experiencia diaria de la realidad del río desde nuestras piraguas, dentro y fuera del tramo urbano, durante los 7 años en que venimos desarrollando en su seno actividades de educación ambiental sobre los ríos y su gestión sostenible.

Nuestro contacto directo con el río nos permite acumular observaciones que apuntan a que:

  • La mayor presencia de macrófitos sumergidos en todo el tramo aragonés del Ebro se debe a un aumento de la transparencia de las aguas, vinculado a la instalación de depuradoras, y por tanto no es en sí mismo un indicio de degradación, sino de mejora en la calidad de las aguas. Esto mismo es aplicable a la presencia de la mosca negra, cuya larva se desarrolla en estos macrófitos sumergidos y ya estaba presente en el Ebro hace 50 años. La deseable disminución de la contaminación por nutrientes en el Ebro limitaría el desarrollo  y extensión de los macrófitos sumergidos, pero (afortunadamente) no los erradicaría ya que las plantas sumergidas forman parte del ecosistema natural del Ebro medio, desarrollando entre otras una función de refugio para los alevines de los peces.
  • En el tramo urbanode Zaragoza, desde el puente de la Almozara hasta el Puente de Hierro, hay una mayor proliferación de “algas”. Dado que su distribución está relacionada con la profundidad del agua (que limita la llegada de la luz hasta el fondo, y por tanto la capacidad de realizar la fotosíntesis de estas plantas) y con la velocidad de la corriente, el canal de dragado podría estar condicionando una mayor proliferación de los mismos. Esta hipótesis debería investigarse serenamente con un estudio científico como el que recientemente ha anunciado la Fundación Nueva Cultura del Agua.
  • Existen otros problemas que sí suponen una degradación ambiental respecto al pasado reciente del Río Ebro en su tramo urbano, como son el vertido de basuras (por parte de un sector del colectivo de los pescadores y por parte de los jóvenes que practican botellón en los nuevos espacios urbanizados en las riberas), los hierros del Iceberg (que la Confederación Hidrográfica del Ebro ha anunciado que solicitará retirar a EXPO Zaragoza Empresarial próximamente), o el vertido directo al río de las aguas pluviales y fecales durante los eventos de tormenta (si bien existen ya proyectos de construcción de tanques de tormenta por parte del Ayuntamiento de Zaragoza). Sobre la búsqueda de soluciones a estos problemas sí nos parece necesario despertar una conciencia pública, ya que la implicación de la sociedad zaragozana es necesaria para la búsqueda de soluciones (sensibilización de los pescadores y jóvenes, pago con financiación pública de los tanques de tormenta, presión social sobre EXPO Zaragoza Empresarial para que acelere sus trabajos de limpieza…)

En definitiva, el Ebro es un río que si bien dista todavía de tener un estado ambiental impecable, y afronta como todos los otros grandes ríos europeos el reto de reducir la contaminación por nutrientes, sí muestra claras mejoras en su calidad hídrica, que se incrementarán probablemente todavía más en un futuro cercano.

Aprender a mirarlo, a valorar cuáles de sus cambios son indicios de mejora y cuáles lo son de degradación, puede contribuir a un acercamiento de la sociedad a su disfrute. La vinculación afectiva y la implicación social derivada de este disfrute puede acelerar el actual proceso de mejora ambiental en el tramo aragonés del Ebro.

Pensamos que los mensajes alarmistas como los enviados a la sociedad al respecto de los macrófitos sumergidos durante esta semana no contribuyen a esta sinergia positiva, por lo que deberían evitarse en el caso de que no estén debidamente justificados ni fundamentados.

Alcalá de Ebro, 23 de Septiembre de 2011

INFORMACIÓN SUPLEMENTARIA

Podéis consultar los datos sobre Fósforo Total y Nitratos en la estación de calidad de Ebro en la Almozara en estedocumento: Fósforo total y Nitratos

También creemos que es interesante explicar por qué la proliferación de macrófitos ha sido mucho mayor entre el puente de Piedra y el de Santiago (que es lo que ha causado alarma),  aquí tenéis elgráfico  Macrófitos y canal de dragado que plantea nuestra hipótesis al respecto (somerización del cauce fuera del canal de dragado y por tanto alcance de la luz hasta el fondo en una mayor superficie del mismo)